Si realmente quieres conocer una divergencia en gastronomía mexicana, visita Campeche y Tabasco

Creo que la mejor forma de recorrer México es por carretera.

Sí, entiendo… es mucho territorio por cubrir pero lo cierto es que conocer el país “puebleando”, es decir, de pueblo en pueblo, te llevas más de una grata sorpresa.

Entre las experiencias que tienes es el apreciar cómo cambian los majestuosos paisajes que llegas a ver y cómo estos van cambiando la fisonomía conforme pasas de un pueblo a otro o de un estado a otro.

Por ejemplo, acabo de llegar por avión desde la CDMX a Campeche por cuestiones de trabajo y de ahí pasé a Tabasco, ya de regreso decidí manejar y créeme… es toda una experiencia.

La mejor parte es a la hora de comer y si eres de los míos, buscarás comer la gastronomía local. Esto fue lo que me encontré en ambos estados… veamos:

  1. a) Campeche

Los tres estados que forman la Península de Yucatán (Yucatán, Quintana Roo y Campeche) comparten platos como pan de cazón (enchiladas de cazón), pámpano en escabeche (pámpano encurtido), panuchos de cazón (tacos con tortilla frita rellena de frijol) y chile relleno de pato x’catic (un chile fresco local).

Sin embargo, este estado rico en petróleo relativamente intocado por el turismo es la capital de la semilla de calabaza de México y por lo tanto es el lugar para probar ciervos en pipián (una salsa de semilla de calabaza relacionada con mole) y gallina en achiote (un condimento esencial de la región triestado).

Hay una variedad única de tamales, como pibipollos (tamales grandes), así como cócteles de marisco de pescado local y otros mariscos, incluido el famoso pulpo de Campeche, que se come en todo el país.

Otras preparaciones únicas son curadas con jamón en brandy y vino, cochinita pibil (cerdo adobado con achiote) por supuesto, caviar campechano (huevas de mújol) y platos con varias hierbas aromáticas y verduras de la cocina tradicional, como chaya, hoja santa, hierbabuena (hierbabuena) y epazote.

Este lugar fue en una breve estadía en la capital, una ciudad amurallada erigida para defenderse contra incursiones del siglo XVII por piratas como Francis Drake, Roche Braziliano y el asesino Henry Morgan.

  1. b) Tabasco

Si no comes pejelagarto a la parrilla (un pez prehispánico conocido como pez cocodrilo) en chirmol, o tamales de pejelagarto, en realidad no fuiste a Tabasco, un estado cuyas copiosas lluvias soportan sus muchos ríos y su cubierta exuberante de la selva.

El mejor chocolate de México proviene de aquí y puedes obtenerlo en tabletas para cocinar y en bebidas artesanales prehispánicas hechas con cacao.

También tienen platillos como albóndigas de chaya, pescado relleno de chiles y hierbas verdes, plátanos rellenos de picadillo, estofado de iguana, armadillo perfumado con acuyo (una hierba también conocida como hoja santa) y chocolomo, una sopa de despojos y cerebros que se sirve con mayor frecuencia con ñame, boniato (papa) y yuca como tortillas.

Curiosamente en Tabasco comen más tubérculos que tortillas.

Como notarás, este estado presenta una comida mexicana totalmente divergente y completamente desapegada de lo que la mayoría de la gente piensa como comida mexicana, es posible que debas comenzar de nuevo para decir: visité México y disfruté de su taquiza a domicilio y  gastronomía.

Si quieres saber más visita Taquerías El Farolito 

FUENTES: YouTube, Taquerías El Farolito, Visit Mexico

Leave a Reply