Tecnología en el aula: ¿Demasiada o insuficiente?

Actualmente, se están haciendo malabarismos en el campo de aprendizaje del siglo XXI.

He notado ahora que he estado buscando un colegio para mis hijos, que todo ha evolucionado con respecto a mi época y vaya, ¡¡¡solo han pasado un poco más de 2 décadas!!!

En mi entorno, cuando los padres buscaban entre las escuelas en Lindavista, buscaban la reputación del Colegio y del profesor… hoy veo que se busca también qué tan conectado tecnológicamente se encuentra.

Esto saca a relucir entonces la pregunta del millón sobre cuánto es demasiado, o en algunos casos, cuándo se necesita una mayor presencia tecnológica.

Fuentes: Colegio Florencia Nightingale  , YouTube y SEP 

La respuesta rápida es que no hay respuesta.

Una búsqueda en Google despierta la escasez de voces válidas que representen todos los lados del debate. Algunos educadores se jactan de los beneficios de la inmersión total en tecnología, equipar a los niños con herramientas modernas es fundamental.

Otros hacen argumentos convincentes sobre los peligros de la tecnología en la educación, especialmente en los primeros años.

Sin resultados de investigación adecuados, ¿las aulas de alta tecnología son un salvaje oeste experimental o un entorno escolar óptimo?

La mente inquisitiva, ya sea educadora, padre, administrador u observador, debe sopesar los pros y los contras.

Que, por cierto, están evolucionando tan rápido como la computación en la nube.

Veamos unos casos a favor y en contra en el debate sobre la tecnología del aula ¿cuánto es demasiado?

En el lado del debate para el caso de las aulas de alta tecnología, se ofrecen argumentos convincentes sobre cómo el aula del siglo XXI está mejorando la educación.

Está abriendo puertas a nuevas formas de personalizar el aprendizaje, crear conexiones globales y preparar a los niños para sus horizontes llenos de tecnología.

Preparar a los estudiantes para un futuro digital

Muchos educadores creen que no hay vuelta atrás en la marea tecnológica (y, tal vez, la iniciativa de una computadora portátil por niño).

Por qué deberíamos, tener en cuenta su lugar en la universidad y el lugar de trabajo.

Está claro que cada vez más escuelas apuntan a preparar a los estudiantes para un mercado global que requiere experiencias de aprendizaje en red, una comprensión de la ciudadanía digital y una forma de navegar y organizar una corriente de información y recursos de una variedad de fuentes diferentes.

El grupo de especialistas que consideran el caso para mantener las escuelas con baja tecnología, no está necesariamente proponiendo que las escuelas regresen al aprendizaje sin teclado.

Están diciendo que se debe replantear qué tecnología de clase se está introduciendo, cuándo, con qué propósito y cómo se capacita a los profesores para usarla para el mayor beneficio de los estudiantes.

Entonces, ¿cuál es la respuesta correcta?

El debate sobre “cuánto es demasiado” no terminará pronto y la respuesta probablemente sea compleja.

Es más probable que sea una combinación de “depende”, “todo con moderación”, presupuesto del distrito, tamaño de clase, etc.

Lo que ha desviado a la superficie del pensamiento colectivo es centrarse en lo que es mejor para los estudiantes, en lugar de utilizar la tecnología por el bien de la tecnología.

Dale a tus hijos la mejor educación entrando a Colegio Florencia Nightingale

Leave a Reply